Manuel Fraga, un animal político