La apuesta soberanista de Mas se estrella el 25-N