Rajoy resta importancia a la desviación del déficit