Rajoy y Barroso le recuerdan a Mas lo imposible de su apuesta soberanista