Rajoy rechaza los gobiernos tecnócratas