Rajoy ofrece el Partido Popular como la única alternativa viable