Rajoy, rehén de sus palabras