El Gobierno limita el pago en efectivo a 2.500 euros