La Marina de EEUU investiga la producción de vídeos de contenido sexual en el portaaviones Enterprise