El rey de Marruecos, enfadado porque la Guardia Civil le dio el alto a su yate