Marruecos, tenso con la prensa