Marta Pujol Ferrusola lamenta que se pone en duda su contrato municipal por sus apellidos