Matar a un menor de 16 años se equipara a los delitos de terrorismo