Màxim Huerta, el nuevo ministro de Cultura y Deporte, hace frente a las primeras críticas