Merkel insiste en la necesidad de ahorro, pese a la mejora en la recaudación