Miles de personas acamparon durante la noche en Londres para ver la boda del año