Gritos a favor de la independencia arropan el discurso del lehendakari