Millet y Montull cumplen en silencio y resignados su viacrucis en el Parlament