Mireia Boya llega al Supremo para declarar sobre su vinculación con el procés