Misrata sigue bombardeada a pesar del anuncio de retirada de las fuerzas de Gadafi