Montilla y Mas, unidos contra el Constitucional