Multitudinaria fiesta en las calles cierra una campaña sin claro favorito