“Nadie está preparado para matar”, afirma el responsable de los mossos que abatieron al yihadista de Barcelona