La alargada sombra del 'caso Nevenka'