La OEA quiere crear una cultura de la no violencia en América