Las ONG ya recogen medicamentos para curar a los que no pueden pagarlos