La OTAN estudia la posibilidad de tener un representante político en Bengasi