Obama, tétrico en el ámbito económico y optimista en el internacional