Oleguer Pujol declaró 80 millones en acciones de una sociedad de un paraíso fiscal