Ouattara recibe a representantes internacionales en medio de una tensa calma en Costa de Marfil