El PDeCAT, al borde de la escisión