El PDeCAT escenifica la debilidad del Gobierno