El PNV advierte que con ellos "no se juega"