El PNV cree que la presión mediática y política ha podido influir en los jueces