El PNV rompe con el Gobierno