El PP se conjura en su Convención Nacional para ahuyentar el fantasma de Bárcenas