El PP cierra filas con Basagoiti y Feijóo mientras que el PSOE abre un período de reflexión