El PP y el PSOE se reparten la actual tarta autonómica