El PP destruyó los discos un mes después de que la Policía fuera a Génova