El PP resiste en Valencia y Madrid pese al caso Gürtel y al espionaje