El PP insiste en que su "aspiración" es crear el mismo número de empleos "destruidos" con Rubalcaba como vicepresidente