El PP empieza a ver con enfado las batallas internas de la Comunidad Valenciana