El PP condiciona sus compromisos electorales a lo que haya en las arcas públicas