El PP quiere evitar que se difunda la imagen de imputados o detenidos