El PP gana las elecciones al PSOE, que pierde 700.000 votos en cinco años