El PRI estaría en ventaja en diez estados y cedería dos de sus bastiones