Brecha abierta entre el PSC y los críticos