El PSE afirma que la izquierda abertzale ha hecho un camino, pero le falta el último paso