El PSOE y BNG movilizan al electorado frente a un PP que busca mayoría absoluta