Semana de tormenta política para los socialistas